He dicho que estoy a favor del aborto y que me parece insuficiente que se legisle solo para casos en que existe una justificación médica o violación. He dicho también que son las mujeres las que deben decidir si quieren o no quieren abortar, independiente de los motivos.

Imagen

En nuestro país se realizan 160 mil abortos al año. En la mayoría de los casos no hay inviabilidad del feto o embrión, no corre peligro la vida de la madre ni existe violación. Las razones por las cuales una mujer decide interrumpir su embarazo nada tiene que ver con las razones impuestas por las autoridades para legislar a favor.

Es más, un estudio elaborado en España por la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (Acai), reveló que el 62% de las mujeres decide interrumpir su embarazo simplemente porque no quieren ser madres, independiente de su condición económica o afectiva.

Cito este estudio ya que es el único que podemos utilizar como referente, ya que en Chile no existen antecedentes al respecto, por razones obvias. Sin embargo, se trata de una realidad completamente extrapolable a la nuestra.

Para los conservadores (que son muchos), la noticia puede resultar aterradora pero es una realidad. Estén a favor o en contra, miles de mujeres optarán por interrumpir su embarazo porque simplemente no quieren ser madres. Y lo peor de todo es que en Chile se realizan en clínicas clandestinas, en condiciones deplorables y peligrosas.

Ante los hechos y las evidencias, no puedo no estar a favor del aborto y empatizar con las miles de mujeres que toman esta difícil decisión. Ojo, no soy un talibán ni estoy pidiendo que las mujeres asesinen a sus hijos, estoy diciendo simplemente que son ustedes las que deben decidir sobre su vientre y el Estado, por su parte, garantizar su salud y bienestar.

Finalizo diciendo lo siguiente: Estoy a favor del aborto pero no estoy de acuerdo con la nueva  ley que se pretende implementar en Chile, ya que me parece insuficiente e hipócrita. No cubre las necesidades de la mayoría. Si se llegara a implementar esta ley, las clínicas clandestinas seguirán operando y todo continuará igual que antes, pero estaremos convencidos de que vivimos en un país mucho más moderno, como el de las grandes potencias. Chilenos todos: Welcome to the Chilean Way.

Anuncios